Conseguid un buen diseñador y sed felices! Irene Gibbons

Irene Lentz Gibbons pasó los primeros 16 años de su vida en el rancho de su padre en Montana. Fue a la escuela de diseño y luego abrió una modesta tienda de ropa en Los Angeles. Un día, por casualidad, entró allí Dolores del Río y quedó asombrada por la altísima calidad del trabajo de Irene.
La actriz compró varios vestidos e informó a sus amigas acerca del lugar. Inmediatamente Irene se puso de moda.
En 1936, se casó con el guionista Eliot Gibbons, hermano de Cedric Gibbons, celebre director artístico de la MGM. Muy pronto Irene abandonó su sencilla tienda para dirigir el lujoso salón  de Bullock´s Wilshire en el centro de Los Angeles.  En 1938 Irene ya diseñaba trajes para películas, por encargo de Universal.
 

En 1941, Adrian, el genial jefe de diseñadores de moda de la MGM, declaró que estaba hasta las narices del estudio. Durante años nadie había impuesto límites al presupuesto de las extravagantes creaciones de vestuario para las más sofisticadas estrellas. No obstante, en los últimos tiempos, había recibido el encargo de vestir a Greta Garbo de un modo más parecido al de la mujer media norteamericana, y los ejecutivos de la corporación habían empezado a limitar sus presupuestos. Adrian abandonó la MGM para abrir su propio salón de costura.
Así, Irene dejó Bullock´s Wilshire para ocupar el puesto de Adrian como diseñadora ejecutiva de la MGM. 
Con los años, Irene crearía hermosos vestidos para Marlene  Dietrich, Elizabeth Taylor, Claudette Colbert, Hedy Lamarr, Judy Garland, Lana Turner y muchas más; sus creaciones souflé se hicieron célebres.
Posteriormente trabajó en varios films de Doris Day.  La actriz y la diseñadora se hicieron amigas. Day se dio cuenta de que Irene, generalmente nerviosa e introvertida, bebía demasiado y veía poco a su marido. Un día le confesó a Day que estaba enamorada de Gary Cooper y que era el único hombre al que habría querido en su vida. Cooper murio en 1961. 
El 15 de noviembre de 1962, Irene alquiló una habitación en el Hotel Knickerbocker de Los Angeles bajo un nombre falso.
Se cortó las venas. Como la muerte tardaba en llegar saltó por la ventana desde el decimo cuarto piso.

Se encontró una nota que decía: “Lo siento. Esto es lo mejor. Conseguid un buen diseñador y sed felices. Os amo a todos. Irene”

Hollywood Babilonia  
Kenneth Anger  
Anuncios

Top hat

El sombrero de copa, llamado galera en Argentina, Uruguay,
Chile y Paraguay, o chistera en España, es un tipo de sombrero alto con la cima
plana y el ala amplia usado por los hombres a lo largo del siglo XIX y
comienzos del XX.
Confeccionados con fieltro atiesado o piel de castor y más
adelante, debido a la influencia de príncipe
Alberto de Inglaterra, en seda.

La historia cuenta que un sombrerero inglés, un señor
John Hethering en 1797 provocó un motín en la calle y fue multado con la suma
considerable de £ 500 por perturbar la paz usando un sombrero de copa.  Esto ha sido demostrado como un mito y
se dice que la persona que realmente inventó el sombrero de copa fue el francés Antoine Gibus, quien en 1812 tuvo una idea revolucionaria
gracias a un ingenioso sistema de muelles de acero fino que permitían aplanar
el cilindro de la copa con la simple presión de la mano.

Independientemente de sus orígenes, el sombrero de copa fue
ganando popularidad y durante el período de la Regencia era de rigor para el
uso diario del caballero inglés.
De hecho, un hombre se arriesgaba a ser escupido en la calle si no
llevaba su sombrero.
Hacia la última mitad del siglo XIX, el sombrero de copa
dejó gradualmente de estar de moda, con las clases medias adoptando los
bombines y los sombreros de fieltro suaves, que eran más cómodos  para la vida de la ciudad, así como más
convenientes para la producción en masa. Para el final de la Primera Guerra
Mundial los sombreros de copa se habían convertido en una rareza en la vida
diaria, aunque persistió en ciertas áreas tales como la política y la
diplomacia internacional por varios años más.
Una versión popular, particularmente en los Estados Unidos
en el siglo XIX, era el tipo de sombrero que usaba Abraham Lincoln. Diferente
de muchas galeras esta versión era recta como una tubería y a menudo más alto
que la galera típica.