Vestido presidencial

Evita+foto+3

Evita:  -Mierda. ¿Dónde está mi vestido presidencial?

Madre: -¿Qué vestido presidencial, querida? Todos tus vestidos son presidenciales.

Evita: -Sabés bien cúal digo. El de mi retrato oficial. El más sencillo, con las camelias.

Madre: -¡Ah, aquél!

Evita: -¿Qué mierda hice con ese vestido?

Madre: -Tenés que poner orden en tus cosas. Guardas tus vestidos en cualquier baúl, cuando sabés bien que cada vestido tiene un número escrito encima y que a cada serie de números le corresponde un baúl diferente.

Evita: -Me cago en los números.

Madre: -¡Muy bien! Ahí tenés el resultado.

Eva Perón

Copi

Hace lo que quiere.

10007446_732468840117062_75569955_n

Cristobal Balenciaga, 1965.                                                            Museo Balenciaga Getaria

“Con las telas, hacemos lo que podemos. Balenciaga hace lo que quiere”

                                                                                                                   Christian Dior.

Olvido

Vestidos de Estrellas, estaremos por siempre sentados,

triunfando sobre la Muerte, el Azar y tú, oh Tiempo.

                                                                                                                                 Milton

000

Erte

Marquesa Casati. Disfraces y excusas.

Imagen

Entre las damas exóticas no es posible omitir a la Marquesa Casati (23 enero 1881), con su cara de muerta, su pelo color naranja y sus ojos azabache intensamente pintados de negro. Su vida fue una eterna persecución de la belleza.

Imagen

Para trajes de calle tenía sombreros altos de piel de tigre o enormes “papeleras” doradas vueltas de arriba abajo sobre la cabeza y forradas de encaje, y llevaba vestidos de terciopelo negro con cola.

En los bailes de máscaras la marquesa Casati se excedía a si misma, presentandose con trajes diseñados por ella pero basados en la mas descabellada fantasía de Léon Bakst. Una de sus aspiraciones  consistía en hacerse acompañar con un leopardo vivo y coleando con su cadena… Nunca pudo poner en práctica lo que quizás hubiera sido el más extravagante de sus disfraces. El conde Étienne de Beaumont había proyectado un baile y la marquesa decidió aparecer como un San Sebastián equipado eléctricamente. Tenía que llevar una armadura acribillada de saetas tachonada de estrellas que tendría que encenderse cuando ella apareciese. El día del baile por la mañana se instaló con permiso del anfitrión en una pequeña dependencia de la casa de De Beaumont, llevando consigo un batallón de criados, un electricista y estufas para hervir el agua y hacer tazas de café y de té mientras se iban efectuando los estudiados preparativos para su aparición. Al fin, completo ya su maquillaje y fijado el pelo en su aureola de rizos, la marquesa fue embutida de cintura para abajo en las clzas atacadas y se le enclaustró el cuerpo en la armadura, que quedó cerrada con cadenas y candados. pero en el momento en que se insertaba la conexión eléctrica correspondiente, sobrevino una descarga: se produjo un cortocircuito, la armadura quedó electrizada y en vez de iluminarse con un millar de estrellas, la marquesa sufrió una descarga eléctrica que la derribó por tierra haciéndole dar un salto mortal. No pudo reponerse con tiempo suficiente para aparecer en la fiesta y tuvo que retirarse dejando una nota en casa de De Beaumont de decía simplemente: “Mil excusas”.

Imagen

Habiendo derrochado varias fortunas, y en un Londres en guerra y lejos del sol, del calor y del lujo a los que estaba acostumbrada, la marquesa, sin embargo, todavía encontró la vida llena de fascinación y de interés. Ni siquiera las dificultades de aquel Londres agobiado por la pobreza pudieron abatir su ánimo y siguió manteniendo su grandeza de maneras, aunque llevara unos zapatos viejos o el encaje de su sombrero pudiera estar roto. Era una gran dama, alguien cuyo carácter y ánimos podían sobreponerse  a toda mediocridad y extraer nobleza hasta de la misma miseria.

Murió el 1 junio 1957 en su residencia del 32 Beaufort Gardens, Knightsbridge, un exclusivo barrio del centro de Londres.

Fuente: “El espejo de la moda”

Cecil Beaton

La Condesa de Castiglione

Imagen

Nacida el 22 de marzo de 1837 en Florencia como Virginia Elisabetta Luisa Carlotta Antonietta Teresa Maria Oldoini,  la Condesa de Castiglione era hija de miembros de la nobleza menor de la Toscana. Conocida como La Perla d’Italia, fue celebre por haber sido amante del emperador Napoleón III de Francia, y una  figura significativa de la temprana historia de la fotografía como modelo y colaboradora del fotógrafo Pierre-Louis Pierson.

Imagen

Desde 1856 hasta su muerte en 1899, la condesa se hizo fotografiar en más de 700 ocasiones, dando lugar a un conjunto de imágenes totalmente excepcionales en el ámbito de la fotografía y de la retratística del siglo XIX. La particularidad de estas fotografías consiste precisamente en que lo que Pierson puso en juego fue únicamente su pericia técnica, ya que fue la condesa la que concibió cada una de las imágenes, dando rienda suelta a su imaginación y su desmedido narcisismo, de modo que lo que encontramos no son meros retratos al uso sino un amplísimo abanico de poses, con todo lo que palabra pose conlleva en relación a la ficción, la teatralidad, y la rigidez, pero también el descaro, la frescura y la inventiva.

ImagenImagenImagen

Imagen

Find the fashion logos

En la ilustración de Julie Verhoeven “Find the Fashion Logos!”, para la revista Dazed & Confused, una modelo vestida de Fabio Piras se encuentra rodeada de una ecléctica mezcla de animales, referencias históricas y estampas arquitectónicas. Entre todos esos elementos hay 28 logos ocultos. A buscarlos…

Find the Fashion Logos  
Julie Verhoeven  
Dazed & Confuzed, The Annual, 2001  
Colección de la artista