Maestros: Lee Miller

Lee Miller nació en NewYork de padres franceses y a los18 años se trasladó a París para estudiar diseño e iluminación teatral. Al regresar a New York comenzó a trabajar como modelo del famoso fotógrafo Edward Steichen llegando muy pronto a ser un ícono dentro del mundo de la moda y la fotografía.  Steichen la conectó con Man Ray, el pintor y fotógrafo americano que se encontraba viviendo en París. Miller se escapó a Europa buscando un ambiente menos restringido para seguir trabajando como modelo. En París, al encontrarse con Man Ray, fue aprendiz de fotografía primero, y luego su amante. Trabajaban juntos y juntos descubrieron y desarrollaron la fotografía solarizada, una técnica nueva mediante la cual se podían lograr distintos efectos y sorprendentes yuxtaposiciones. Por medio de Man Ray que pertenecía al grupo surrealista, hizo amistad con muchas luminarias de esos días, pero el estilo apasionado e independiente de Lee Miller no encajaría en este ambiente. Por el mismo motivo, su relación con Man Ray, no duraría mucho. Luego de dos años se separaron. Lee Miller comenzó entonces a posar para los más famosos fotógrafos de esa época y sus imágenes aparecían en la revista Vogue.   En 1937 Miller conoció al pintor inglés Roland Penrose con quien se casó en 1947. Durante la segunda guerra mundial fue enviada por Estados Unidos a visitar los campos de concentración en Alemania como corresponsal de guerra y reportera gráfica. A pesar de que su objetivo capturó la intensa Europa de mediados del siglo pasado, Miller dejó de tomar fotos en la década de los cincuenta y prohibió que se exhibieran sus obras.

Anuncios

Desobediencia Civil

Gandhi luchó toda su vida por introducir en la política de su país un fundamento ético-religioso. En un mundo dominado por la violencia, la razón de Estado, el fanatismo ideológico y confesional y el racismo, enseñó que el deber de la sinceridad, la lealtad, el amor y el respeto por el hombre son valores que están por encima de toda otra cosa. Su polémica contra el progreso tecnológico y económico de Occidente y su anacrónica tentativa de revivir el artesanado rural, fue en el fondo una protesta contra la perspectiva de un mundo en el cual la búsqueda de medios cada vez más perfeccionados para asegurar al hombre el dominio de la naturaleza y de sí mismo amenazan con volverse contra él, esclavizándolo y transformándolo en un medio.                                     

El mismo Gandhi da el ejemplo: aprende a hilar y a tejer y lleva vestidos tejidos por el mismo. El CHARKA, el telar de mano, amigo de ese campesino indio que, antes de la invasión de los tejidos de algodón de Lancashire obtenía de esta única industria doméstica algunas monedas para aumentar sus magros ingresos, se convierte para Gandhi en el símbolo de la rebelión contra la civilización occidental y su explotación de la India. 

Oido al pasar…

En los años `30  el vestido no es adorno, el vestido es diseño. El diseño es moldería y la moldería son recortes y bieses.
Susana Speroni
Dir. Museo Nac. Historia del Traje                                                                                                    

Bastones

Se dice que quien lanzó la moda del bastón fue el cardenal Richelieu, primer ministro francés del segundo cuarto del siglo XVII. Los cortesanos quedaron fascinados por el andar lento, solemne, al que lo obligaba el largo bastón recto, con el brazo tendido hacia delante. Era un bastón alto, que se llevaba como elemento decorativo. De todos modos, vistos los enormes tacones y las puntas de los zapatos de la época, también servían de apoyo. Las mujeres no despreciaban el nuevo complemento pero, para distinguirlos de los masculinos, los adornaban con la abundancia típica del Barroco.

Pero cuando los bastones comienzan a usarse masivamente, es en el momento en el que las espadas caen en desuso. Los hombres sustituyen éstas por los bastones.  El bastón se llevaba en la mano izquierda, el lado donde los aristócratas portaban la espada antes de la Revolución Francesa. Un caballero ofrece a una dama el brazo derecho porque hubo un tiempo en que en su cadera izquierda había una espada; un abrigo de hombre se abrocha a la izquierda, de forma que un duelista pueda desabotonárselo con la mano zurda, la que no está armada.

A mediados del XIX, un fabricante ofrecía 500 tipos diferentes.  Al igual que la corbata, el bastón era un medio para diferenciarse de los otros, para adquirir una nota personal.

Para muestra…

Hasta que en 1350 los cruzados lo trajeron a Europa, para atar la ropa sólo existían los corchetes, que usaban los ricos, y los nudos o los ganchos que usaban los más pobres.

Un de los primeros usos que se le dio al botón fue el de fijar las estrechas mangas de las mujeres, (de clase alta), que hasta entonces necesitaban de ayuda para cosérselas diariamente. El hecho provocó críticas, ya que la novedad permitía a las mujeres desnudarse rápidamente.  En la corte de Fernando III el Santo, y en la de su primo San Luis, rey de Francia, el botón adquirió una enorme importancia. Al lujo del vestido se unió el de las joyas y alhajas, entre las que se contaba el botón. En el siglo XV, en la corte de Enrique IV de Castilla, el botón amplió su ámbito de uso, decorando mangas y hombreras y sustituyendo, poco a poco, a las pasamanerías. Se convierte así en un objeto de deseo, llegando a finales de la Edad Media, a ser distintivo de clase social, de nobleza y buen gusto. En 1520, Francisco I de Francia asistió a un encuentro con Enrique VII de Inglaterra con un vestido de terciopelo negro al que se habían cosido más de 13.000 botones. El propio Enrique VII se enorgullecía de sus valiosos botones, que llevaban los mismos dibujos que sus anillos.

Como también sucedió con los alfileres, el botón se convirtió en objeto de especulación. Hubo acaparadores que los sacaban al mercado de nuevo cuando éste se hallaba desabastecido. Y lo mismo que había sucedido con los alfileres, también con los botones se arruinaron muchos. Sobre todo, cuando empezó a ser un elemento más funcional que ornamental, cosa que sucedió en Inglaterra hacia 1750.