Inés Hurtado.

… A la noche, Inés lo notaba muy desalentado y trataba de persuadirlo de que era difícil, por no decir imposible, conciliar el trabajo y el placer.
—Pero tu trabajo  te divierte —exclamaba Rufo—. La ropa te gusta.
—Me gusta vestirme yo, pero no vestir a las demás. Te aseguro que no es ningún placer pasar del taller al probador, lidiar con las oficialas y sonreírles a las clientas. Son muy testarudas y caprichosas.

… Balzac ha dicho a propósito del vestido de una burguesa: “Acertar a medias es equivocarse dos veces”.
Vestir a las demás exigía seguir la moda de París y al mismo tiempo modificarla insensiblemente, adaptarla a Buenos Aires, interpretar los modelos de manera que disimularan los defectos o hicieran resaltar los encantos de mujeres muy distintas, y en todos los casos, sin traicionar una linea o un estilo determinados, lograr complacerlas. Entonces el gusto requería invención y un ejercicio de la inteligencia que por momentos llegaba a confundirse con la inteligencia verdadera.

La pérdida del reino   
José Bianco   
Anuncios

Arte y moda en los vestidos reforma.

Durante el verano de 1906 Emilie Flöge se transformó en modelo de su propio salón. Con el decorado del campo cercano, las orillas en suave pendiente del lago Attersee y del jardín del retiro estival que ella y Gustav Klimt habían elegido en la Alta Austria, presentó diez variaciones de vestido largos; prototipos de los trajes nacidos de la reforma vienesa de 1900.

 En esta memorable sesión fotográfica es el mismo Klimt quien se coloca detrás de la cámara, eligiendo los encuadres como si estuviera componiendo sus propias pinturas.
¿Inventó asi Klimt el oficio de fotógrafo de modas? Lo que no se puede negar es que fue el primero en tomar clichés en plena naturaleza y no en el taller de moda.

Emilie Flöge fue sin dudas la primera modelo del mundo. Lo atestiguan las fotografías que Madame d´Ora (Dora Kallmus) le tomó a partir de 1909: la vemos posar en medio de su salón con vestidos artísticos creados por aquellos que frecuentaban el “círculo Klimt”

Desde 1904 dirigió con sus hermanas Pauline y Helena, el elegante “Salón de las hermnas Flöge”, consagrado a la alta costura y para cuya decoración Klimt volvió los ojos hacia la Wierner Werkstätte. Se decidió encerrar los caprichos del lujo y la moda en un “salón-estuche” de una geometría estricta, decorado en tonalidades puras de negro, blanco y gris.

Klimt también se encargó de la imagen de marca del salón de las tres hermanas. El logotipo de la casa aparecía en el papel de cartas, en las facturas y transformado en etiqueta tejida era cosido en cada prenda.

Klimt y la moda  
Christian Brandstätter  

Find the fashion logos

En la ilustración de Julie Verhoeven “Find the Fashion Logos!”, para la revista Dazed & Confused, una modelo vestida de Fabio Piras se encuentra rodeada de una ecléctica mezcla de animales, referencias históricas y estampas arquitectónicas. Entre todos esos elementos hay 28 logos ocultos. A buscarlos…

Find the Fashion Logos  
Julie Verhoeven  
Dazed & Confuzed, The Annual, 2001  
Colección de la artista