Vestidos imaginarios

Cread moda


En este ejercicio, crearemos vestidos. Podéis hacer el traje individualmente o bien en grupo. Si lo hacéis en grupo, cada uno debe hacer tres vestidos para los otros dos.
Mirad bien a las otras personas y observad que vestimenta podría ensalzarla. No es una crítica. Hay que atreverse y dotar de fuerza a la forma de vestir como en un carnaval.
Cread vestidos imaginarios. Y veréis que, del mismo modo que podéis pintar y esculpir o crear música, podéis crear moda. Basta con ser osados. Si después de este ejercicio os encargan que hagáis un desfile ¡lo podréis hacer! Se trata de ver como es el otro. Puedes cambiar los vestidos, hacer una operación estética, puedes llenar, quitar, eres dueño del aspecto del otro. Eres su dueño. Empecemos.

Psicomagia / Alejandro Jodorowsky.
Anuncios

Margo Channing

… Abrochense los cinturones, va a ser una noche muy movida…

El traje de seda marrón, con adornos de piel de marta en bolsillos y mangas, que luce Margo Channing (Bette Davis) en la escena del cocktail (diseño de Edith Head- Charles Le Maire) originalmente era un modelo de escote cuadrado, pero cuentan que al momento del rodaje Edith Head descubrió que el escote quedaba realmente enorme. La solución: bajarse el escote hasta los hombros, dejándolos al descubierto.

All about Eve. (1950)
Joseph L. Mankiewicz
Vestuario: Edith Head / Charles Le Maire

De salones y ascensores

El ascensor de la Casa Balenciaga era célebre, estaba forrado de cuero rojo y claveteado de remaches de latón, y se desplazaba majestuosa y lentamente.
Era el umbral que separaba el área pública de la casa del mundo privado de la misma, ya que sólo se permitía a las iniciadas acceder a los salones de la primera planta. Tanto las clientas particulares como los compradores comerciales y la prensa eran convocados a la casa por invitación expresa, y de ellos se esperaba un comportamiento responsable y una atención dedicada hacia las prendas.

Ilustración de Eric (Carl Erickson) de una modelo en el ascensor de la Casa Balenciaga, con un vestido diseñado por el modisto, publicada en la edición inglesa de Vogue, en noviembre de 1948

Poco común

Como era fin de semana, traté de vestirme con ropa informal. Para mi no es fácil. Me puse un jersey de pelo de camello de cuello vuelto, chaqueta de tweed y pantalones vaqueros. Con zapatos de Edward Green, de color burdeos y hechos a mano. Este modelo en concreto, llamado Dundee, parece muy de vestir hasta que se ve la suela de goma moldeada. El cuero tiene doble espesor. El Dundee es un zapato concebido para recorrer la finca, para pisotear el barro con corbata y los spaniels detrás. Tuve que esperar meses a que me los entregaran. En la caja, decía: “Edward Green, maestro zapatero para gente poco común.” Eso soy yo, exactamente. Poco común.

Middlesex
Jeffrey Eugenides

El don de lucirse. París art nouveau

Nada agradaba más a los artistas del art nouveau que crear objetos exóticos. En joyería se entregaron a esta tendencia hasta el máximo; diseñando piezas exquisitas para una sociedad teatral, que obraba como si estuviera permanentemente en el escenario. Las damas parisinas, con el esplendor de sus plumas y encajes y volantes, iban a las carreras en Longchamps o paseaban en el Bosque de Boloña ataviadas con horquillas, alfileres de sombreros, collares, anillos, brazaletes y broches diseñados en el estilo del arte nuevo. Incluso los hombres cayeron en la moda y usaron extravagantes alfileres de corbata.

Broche de corsage en forma de libélula.
René Lalique

Francia, 1860 – 1945

"Una artista que hace vestidos"

Elsa Schiaparelli fue una de las creadoras más notables de los años treinta que París supo descubrir cuando esta italiana recién llegada a la escena presenta su primera colección en los modestos salones de su departamento del número 20 de la Rue de l´Université. Propone sweaters tejidos de mangas a rayas en blanco y negro, con formas sobre fondo beige y rectángulos blancos sobre fondo café. Estas prendas hacen hablar a la revista Vogue.

Meses más tarde Elsa Schiaparelli vuelve con sus sweaters esta vez con motivos modernistas, con rascacielos y nuditos al frente en trompe l´óeil. El indiscutible éxito le permite abrir su primera boutique en plena Rue de la Paix, dirección vecina a la Place Vendome donde más tarde se instalaría Coco Chanel su gran rival, que la califica simplemente como “una artista que hace vestidos”. La Schiaparelli más tarde vendría también a la Place Vendome donde abriría en el numero 21 su casa de alta costura. Ahí llegó La Duquesa de Windsor o Greta Garbo para que las vistiera. Su “atelier” había sido decorado por Jean Michell Frank y decorado con piezas firmadas por Diego Giacometti, el gran escultor italiano con quien mantenía gran amistad. Sus vestimentas sport y sus trajes de calle y de noche harían furor entre las elegantes de la capital francesa. Pronto la Schiaparelli ocuparía un lugar en la moda francesa gracias a la exhuberancia de su expresividad y su proximidad al surrealismo. Era íntima de J.Cocteau, Salvador Dali, Marcel Vertes, Tristan Tzara, Francis Picabia, y de Man Ray entre otros cuyo espíritu influyó totalmente en sus creaciones.

Elsa Schiaparelli nació en Roma en 1890 y murió el 13 de Noviembre de 1973 cuando dormía en su casa de la Rue de Berri en Paris, en la misma ciudad capital que la consagró aplaudiendo algunas de sus creaciones mas alucinantes en colaboración con la casa Lesage, los grandes bordadores de esos años: sus colecciones “El Circo”(1938) o “La Música” (1939) o aun mejor la capa “Febos”, el “Carruaje Apollon” o el vestido aparentando rasgaduras inspirado en Dali. La Schiaparelli le daba su toque a esas pequeñas locuras, con formas fantasiosas, utilizando zapatos como sombreros, o diseñando bolsas de mano en forma de teléfono. Era sobrina nieta de Giovanni Schiaparelli, que descubrió los canales de Marte. Ella fue la primera en utilizar hombreras, el rosa llamándole rosa chocante, las telas estampadas de animales, y las cremalleras.

Diseñó una serie de perfumes, además de ropa, el primero y más famoso de ellos llamado Shocking fue creado en 1936. Shocking es famoso menos por la fragancia que por su envase: una caja en rosa chillón con la botella en forma de torso de mujer, basada en el cuerpo curvilíneo de una de sus clientes, la estrella de cine Mae West. Para el cine diseñó el vestuario para “Every Day’s Holiday” y los trajes de Zsa Zsa Gabor para “Moulin Rouge”, bajo la dirección de vestuario de su amigo Marcel Vertes.