Luto

A principios del siglo XX el luto ocupaba un lugar simbólico importante por su duración estricta y sus formas. La relación con el finado era determinante: una viuda, por ejemplo, se cubría la cabeza y las manos con sombrero y guantes negros, se ponía ropa interior y medias del mismo color y si usaba alguna alhaja debía ser negra. Se vendían perlas negras y grises y camafeos sin color para llevar al muerto en un colgante. Según la época se usaron crespones, que eran largos velos flotantes desde el sombrero hasta el suelo, y, en verano, tapados de seda negra. A los niños era común que sólo les pusieran un brazalete a los varones y un gran moño en el pelo a las niñas.
La corbata negra era obligatoria también para los que asistían al velatorio y entierro mientras que las mujeres se vestían de oscuro y con modestia. Entendamos que era obligatorio en un sentido moral, impuesto por la costumbre. La trasgresión era, simplemente, mal vista.

Velo de luto
Sombreros de Confitería
César Taibo 2006

Pill Box

Jacqueline Lee Bouvier, mejor conocida como Jacqueline Kennedy o Jackie O, le dió un nuevo significado a la relación entre moda y política durante sus años como “First Lady”.
Cuando Jackie debutó como Primera Dama, la moda era algo descontrolada a causa de la influencia hippie y ella representó el resurgir del buen gusto. Simplemente dejó que la alta costura jugara de su lado, utilizándola como estrategia para ganar puntos a favor de su marido.
“Las mujeres estiran el cuello para ver como está vestida Jackie”, rezaba un artículo publicado en la revista Life, durante la campaña presidencial de Kennedy en 1960. Simplemente su estilo era refinado, templado y sofisticado, características que firmas como Valentino, Givenchy y Chanel transmitieron perfectamente con los trajes diseñados para la ex Primera Dama. Sin embargo, su preferido era el francés Oleg Cassini, que interpretaba a la americana el sofisticado espíritu europeo. Entre los diseños que creó para Jackie se encuentran el vestido a media pierna de color salmón, que llevaba mientras recorría junto a su hermana el lago Pichola en la India; o el traje azul, tipo columna que luciera en la recepción para Ministros Extranjeros en México. Ambos de 1962.
Jackie adoraba personalizar su vestuario con lazos para rematar de sutileza y femineidad su look. Así se convirtió en la reina de los detalles. Algunos incluso pasarían a la historia con la denominación “estilo Jackie”. Por un lado, tenemos el sombrero Pill box, aquel redondo y pequeño que acentuaba sus trajes sastre o sus magníficos abrigos de botones
maximizados; y por el otro están las enormes gafas de sol en pasta que lucía a juego con prendas ligeras, como los pantalones capri o los pañuelos a la cabeza.
“Look Jackie”. Un estilo natural, personal y sofisticado que marcó la historia de los Estados Unidos y la industria de la moda.

Sombrero pill box al estilo “Jackie” en seda labrada gris y plata. Moño de cinta de organza.
Sombreros de confitería César Taibo-2006