Piedras en los bolsillos.

La muerte de Virginia no fue provocada por una demencia repentina ni por alguna aberración salvaje. Había considerado cuidadosamente todo el asunto, y escribió cartas con antelación. En cierto sentido se preparó para eso durante toda la vida. Pero tampoco fue una decisión premeditada: eligió el momento en un impulso, y hasta poco antes de su muerte hacía planes para revisar Entre actos, y tambien para visitar  a sus amigos en abril.

virginia25

28 de marzo de 1941

Leonar pasó la mañana trabajando en su escritorio y en el jardín; Virginia repartió su tiempo entre la cabaña donde escribía y la sala de estar del piso superior. En determinado momento Leonard entró en la cabaña y la encontró escribiendo en un bloc, y ella se incorporó y fue con él hasta la casa. Más tarde Louie la vio ponerse el abrigo, tomar su bastón y avanzar con rapidez por el jardín hacia el río Ouse.

virgina-woolf

Un dia traslúcido de primavera. El sendero brillante, barroso bajo sus botas de goma. El tiempo transcurriendo… Ella ya había dejado atrás las horas, pero todavía había minutos y segundos que se subdividían invitandola a enumerar todos los brotes del árbol, y volvían a dividirse, un flujo interminable de partículas.

Avanzó tambaleándose entre los arbustos, resbalando sobre las piedras. Recogió una piedra y la guardó en el bolsillo del abrigo; despues otra. Entró en el agua con el bastón en la mano y lo soltó…

escritores-4nnm-virginia-woolf-en-monk-sussex

La policía dragó el río, pero el cuerpo de Virginia no subió a la superficie hasta casi tres semanas despues, cuando unos ciclistas adolescentes lo encontraron flotando en la orilla, cerca del lugar donde Leonard había hallado el bastón. Un policía llamó a la puerta para trasnmitir la noticia, y Louie describió lo que sintió al oirlo: “Dijo que había tres pesadas piedras en los bolsillo de su abrigo, y que seguramente ella las colocó alli y después caminó  directamente hacia el río. Y eso es terrible. Es lo más terrible de todo”

Herbert Marder                 

Virginia Wollf . La medida de la vida.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s