Ideal dress: no stress & no dress

Este invierno se ha visto a gente caminar con shorts por la nieve y a ministros sin corbata salir en televisión. Jovencitas con botas altas al borde de piscinas tropicales…
Observemos a esa pareja que pasea por los Campos Eliseos un domingo a mediodía. Tienen treinta años, visitan París. Emanan un cierto bienestar satisfecho, ausente de pretensiones. Ella viste, a pleno sol, un vestido largo de satén negro cortado al bies y una cazadora de jean y calza sandalias de taco aguja. Lleva el pelo largo y despeinado. Sin embargo no sale ni del casino, ni de un baile, ni de una casa de citas, simplemente va de la mano de su marido.  El lleva unos joggins, gafas oscuras y gorra de béisbol. Aunque es evidente que acaba de salir de la cama y no de un estadio.

¿Dónde está la moda en todo esto?

En lo que respecta a la apariencia humana, el siglo XX ha engendrado en cien años mas mutaciones que todo el milenio anterior.

En el imperio de lo efímero, la moda ocupa el lugar del embalaje.  Las guerras del lujo son guerras de imágenes.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s