El hombre perfumado

Ya en las tumbas egipcias se han hallado jarrones con ungüentos perfumados. A partir de la mitad del siglo I a.C., los romanos usaron algunos cosméticos como el kohl, la tiza o el colorete. El término “perfume” tiene precisamente su origen en el latín “per fumo”, es decir, “por el humo” ya que muchas sustancias odoríferas se propagaban quemándolas. En Europa la cosmética se generalizó en la Edad Media, traída desde oriente por los cruzados.

Las principales materias primas para lograr las esencias son:

•  animales (almizcle, algalia, ámbar gris y castóreo).

•  vegetales (hojas de salvia, tomillo y menta, corteza de canela, cáscara de naranja, madera de cedro y sándalo, raíces de lirio, pétalos de rosa, violeta y otras flores, y gomas resinosas segregadas por el alcanfor y la mirra).

La extracción de los perfumes naturales se hace por destilación, extracción y exprimido.

Existen cinco tipos de perfumes:

1.  Florales frescos: realzados por notas florales como la del lirio (nº 19 de Chanel, Anaïs Anaïs)

2.  Florales florales: corazón de la perfumería. Contienen flores naturales, rosas o flores blancas (Joy de Patou, Contradictions de Calvin Kelin).

3. Florales aldehidos: que contienen un componente sintético que realza ciertas notas florales (Nº 5 de Chanel, Arpège de Lanvin)

4.  Florales suaves: fabricados a partir de flores espirituosas enfatizadas por un punto de vainilla (Poison de Dior, Noa de Cacharel).

5.  Chipres: Son en realidad aldehidos grasos. Contienen bergamota, y se dividen en tres familias:

5.1.  Chipres afrutados:con notas de frutos amarillos (Mitsouko de Gerlain, Femme de Rochas).

5.2.  Chipres chipres: que asocian la rosa con notas de madera (Miss Dior, Vol de Nuit de Gerlain).

5.3.  Chipres frescos: aliñados con notas verdes (Eau de Rochas, Ô de Lancôme)


El perfume creado aquel día por Grenouile fue muy singular. No había existido hasta entonces otro más singular en el mundo. No olía como perfume, sino como un hombre perfumado. Si alguien hubiera olido este perfume en una habitación oscura, habría creído que en ella estaba otra persona. Y si lo hubiera usado una persona que ya oliera como tal, el efecto olfativo habría sido el de dos personas o, aún peor, el de un monstruoso ser doble, una figura que no puede observarse con claridad porque se manifiesta difusa como una imagen del fondo del mar, estremecida por las olas.

El perfume / Patrick Suskind

Anuncios

Un pensamiento en “El hombre perfumado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s