María Iluminada

Durante la noche, para presumir, un negro de hollín podía ser una manera de la elegancia. El tono firme de mi vestido, de tafetán y falda terminada en puntas desiguales, más un tul de ilusión para prestarle las líneas umbrosas vaporosas. O de un traje de satén ciré. Pero otra vez llevé un fourreau bien noir, y el collar de perlas muy largo. Además un cabujón sobre el pecho en forma de polilla. Y el cabello incendiado y unas plumas índigo. Cuando iba a un diner dansant miraba hacia un lado y otro livianamente, y abstraída, y ficticia, y unas prisas, muy humor Art Déco. Entre las vidrieras curvas o en las escalinatas. En un sí soy no soy sentimental. Y entraba a los vestidores para toques discretos, para más ficticia. Para empolvarme y filetear bordes, y poner lilas fugaces por los párpados y los labios, o un carmín alizarina.
Los días sentimentales
Nicolás Peyceré
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s