Robert Walser

Su figura frágil me esperaba en la estación de Saint Gall. Estaba él en el andén, mirando ansiosamente hacia el vagón, con su infaltable sombrero y su corbata bien anudada, su chaleco abotonado bajo el traje limpísimo pero bastante tronado -no tenía medios para vestir con elegancia, aun en el improbable caso de que ello le hubiera interesado- , y su paraguas que le servía como bastón para la caminata, como sombrilla si el sol castigaba o como refugio de alguna lluvia imprevista.

Hombre en la nieve
Álvaro Abós

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s