Camisas

La camisa de vestir del caballero, y su símbolo, ha sido tradicionalmente la camisa blanca y sin bolsillos en el delantero. Estos se incorporaron cuando el chaleco fue cayendo en desuso, pero, aún en el caso de tener bolsillos, a un caballero no se le ocurriría jamás meter nada en ellos.
Las primeras camisas se metían directamente por la cabeza, y hubo que esperar hasta que en 1871, Brown, Davis & Co. De Aldermanbury registraran el primer diseño en Inglaterra “estilo abrigo”, abierta en la parte delantera.
La camisa de rayas, conocida como “camisa de regatas”, por usarse en estos acontecimientos deportivos, nació hacia 1870, y no se aceptaba como vestimenta formal. Para conseguirlo, hubo que añadirle puños y cuello blancos, que demostraban que con el color no se trataba de ocultar la suciedad. Este estilo aún perdura en la City, el centro financiero de Londres.
A principios del siglo XX, coincidiendo con el abandono del corbatón, se puso de moda el cuello actual con vuelta, y hacia 1930 se celebró con gran júbilo la llegada del cuello Van Heusen, cuya tela iba tejida al bies para que sentara mejor, y llevaba incorporada la línea por la que se dobla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s