Bombones y confituras

Hay infinidad de historias sobre el origen de los bombones, pero hay una en especial que es la más extendida y señala la aparición del bombón en el siglo XVIII. Se dice que el pastelero de Luis XIV, elaboró unas frutillas bañadas en chocolate para el rey, cuando este las degustó, exclamó “bon, bon” señalando su aprobación ante el manjar.
A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, se popularizaron y empezaron a comercializarse a nivel mundial. En 1868 se lanzó al mercado la primera caja de bombones de la marca Cadbury, más tarde, en el mercado americano aparecieron los denominados Kisses de la casa Hershey´s, era una golosina en forma de gota y recubierta de papel plateado.
Tras la aparición de estos primeros bombones, se han ido perfeccionando las técnicas y elaboración de las distintas casas especializadas en chocolates y bombones, creando negocios que guardan celosamente el secreto de la elaboración de los exquisitos rellenos y las coberturas.
Los bombones son bellos por fuera y deliciosos por dentro, quizás lo que más nos agrade sea el factor sorpresa que nos depara un bombón al no conocer su interior. La apariencia externa de un bombón es importante pero el relleno resulta fundamental para nuestra aprobación.
A un bombón le da vida su relleno, sean frutos secos, cítricos, licores o especias. Todo es válido para sorprendernos y para que recreemos nuestro paladar con esta delicia.


Sombreros de confitería (César Taibo-2006)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s